BIM, el Activo Digital que transforma nuestro sector.

En CEMOSA hemos decidido acompañarte y no dejarte solo en tu travesía digital de esta nueva forma de entender la Ingeniería y la Arquitectura.

El concepto de BIM lleva con nosotros mucho tiempo. Ha sido nuestro compañero de viaje desde hace varios años y para alguno de nosotros más de una década y parece que nunca acabamos de implementarlo.

Ingenierías, constructoras y, ahora, administraciones públicas estamos alineados a la hora de pedir y aplicar la tan anhelada metodología BIM pero, ¿estamos alineados en su madurez?… No.

El BIM inconfundiblemente camina de la mano de la digitalización y no ha parado de desarrollarse.

Su incesante progreso y evolución en la sociedad lo convierten, en nuestro sector, en la base sobre la que se implementan las diferentes soluciones que nos transforman. Se trata de ese caldo de cultivo digital del que ya no se escapa ninguna disciplina.

¿Quién se acuerda del BIM a finales de la década del 2000? De unos programas y modelos 3D se ha evolucionado hasta hoy para integrar la maqueta virtual parametrizada, sofisticadas aplicaciones web que nos permiten registrar la actividad de una infraestructura y entrenar algoritmos que posibiliten realizar predicciones en su comportamiento, el gemelo digital.

El BIM se ha convertido en nuestro impulsor digital, transformando su concepto actual hasta convertirse en la aplicación de tecnología durante el ciclo de vida completo de un activo constructivo a través de su planificación, proyecto, obra, mantenimiento, rehabilitación, etc… el BIM se ha hecho maduro convirtiéndose en transformación digital.

En CEMOSA articulamos nuestra transformación digital con el apoyo de tecnologías que nos permiten una gestión integral del ciclo de vida del dato y su información como la realidad virtual y aumentada, ciencia del dato y business intelligence, nubes de puntos y GIS (Sistema de Informacion Geográfica) bajo el paraguas de nuestra apuesta como herramienta integradora SAP.

En CEMOSA aprovechamos el conocimiento y experiencia en la implementación BIM y transformación digital para ayudar a nuestros clientes a no perder el ritmo de la digitalización y asistirles en su mejora continua.


Nuestra experiencia en las diferentes y multidisciplinares Líneas de Negocio nos otorga un amplio campo de aplicación de diferentes herramientas tecnológicas y digitales que proporcionan experiencias positivas y exitosas a compartir con nuestros compañeros en este viaje.

Es por ello, y porque CEMOSA enfoca su estrategia en las necesidades de los clientes, que se ha creado un nuevo departamento de ACTIVO DIGITAL, para dar servicio a las novedosas necesidades cada vez más numerosas entorno a la transformación digital de las empresas teniendo al BIM como punto de partida.

Adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes y ofrecer una solución de calidad, es uno de los principales objetivos de la transformación digital.

En las siguientes entradas de este blog compartiremos cómo CEMOSA ha implementado esta metodología de trabajo y nuevas tecnologías en las diferentes áreas como Energías Renovables, Asistencias Técnicas a la Dirección de Obra, Geotecnia, Edificación, Control de Calidad, etc., y cómo está afrontando sobre estos cimientos su transformación hacia nuevos tipos de servicios de consultoría digital para acompañar a nuestros clientes con la mejor experiencia, consejos y garantías.

Transformación digital. Una oportunidad para reinventarse.

Como en muchas otras industrias, el sector de la construcción está siendo impactado por la digitalización y las nuevas tecnologías. En los últimos años, el desarrollo de la digitalización en los procesos y el análisis avanzado de los datos han supuesto para las compañías la necesidad de tener que adaptarse a un nuevo entorno laboral. Por otro lado, la aparición del COVID-19 ha acelerado este proceso, tanto en la mitigación de las restricciones laborales como en el adelanto de nuevas formas de trabajo.

¿Qué es la transformación digital?

La transformación digital se trata de un proceso que integra la tecnología digital en todas las áreas del negocio y que requiere de cambios fundamentales en el ámbito de la tecnología, la cultura, las operaciones y la entrega de valor. Para aprovechar mejor las tecnologías emergentes, las empresas deben reinventarse y transformar radicalmente todos sus procesos y modelos. También implica mudar la tecnología anterior, que puede ser costosa de mantener, y modificar la cultura empresarial de manera que respalde el avance que trae consigo la transformación digital. Aquellas empresas que estén abiertas a los cambios y que se adapten a un nuevo modelo más ágil tendrán la posibilidad de obtener un mayor éxito empresarial.

Adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes y ofrecer una solución de calidad, es uno de los principales objetivos de la transformación digital.

¿Por qué optar por una transformación digital?

Como consecuencia del gran avance tecnológico que estamos viviendo, las empresas están reemplazando sus interacciones tradicionales por experiencias digitales. A menudo, la transformación se produce, no porque las empresas elijan transformarse, si no porque si no logran adaptarse a las nuevas necesidades demandadas por los clientes y, ofrecer una solución de calidad, las organizaciones van destinadas al fracaso.

Por otro lado, aquellas que estén abiertas a los cambios del entorno y se adapten a un modelo más ágil, tendrán la posibilidad de tener un mayor éxito. Esto se debe a que la transformación digital consiste básicamente en tener en cuenta todos los aspectos de una empresa, y descubrir cómo modernizarlos para que evolucionen al ritmo de la tecnología.

La digitalización trae consigo las siguientes ventajas:

  • Mejorar procesos: la implantación de nueva tecnología permite automatizar los procesos más sencillos y eliminar a los intermediarios en los procesos más complejos. Esto permite incrementar la agilidad de la organización y utilizar su capital humano de una manera más eficiente.
  • Descubrir nuevos servicios: a través de las tecnologías emergentes, pueden aparecen nuevas vías de negocio. Es importante identificar dichas oportunidades y tomar acción.
  • Crear experiencias más personalizadas y atractivas para los clientes: los clientes actuales son muy exigentes y esperan que las empresas los escuchen y satisfagan sus necesidades específicas. La tecnología ha evolucionado para adecuarse a este objetivo específico.

Para aprovechar los datos digitales, es necesario adoptar tecnologías a medida que se disponga de ellas, probarlas y utilizar los resultados obtenidos para adaptarse mejor y mirar hacia el futuro. Aunque la incorporación de tecnología pueda resultar muy costosa, la recompensa puede ser mucho mayor.

Es un hecho innegable que tanto las empresas, trabajadores y consumidores han cambiado sus maneras de comportamiento. El cliente busca estar más conectado, interactuar más y confiar en la marca que le proporcione fidelidad. Por ello, trabajadores y empresa cambian tecnológica y culturalmente para adaptarse a las nuevas demandas del cliente.

La transformación digital tiene que ver con el valor de los servicios, la mejora del modelo de negocio, la innovación, la diferenciación y las fortalezas.

Cómo desarrollar un plan de transformación digital

Para desarrollar un plan de transformación digital, existen unos pasos que hay que llevar a cabo, para que la empresa se transforme completamente y alcances todos los objetivos.

En la etapa de análisis se realiza una radiografía de la empresa. Permite conocer el estado actual del que nacerá un plan de acción hacia el objetivo planteado por la transformación digital.

En la etapa de acción se plantean los objetivos que darán lugar a acciones especificas que se implementarán y supervisarán. No dudes en buscar ayuda de profesionales para garantizar el éxito de tu inversión.

La industria, por tanto, se adentra en la cuarta revolución industrial, por lo que tecnologías 4.0 como el análisis de los datos (BI), la inteligencia artificial (IA), el internet de las cosas (IoT) y los gemelos digitales (DigitalTwin), son el núcleo principal en nuestro plan de transformación digital de CEMOSA.

Transformación digital de CEMOSA

A nivel estratégico, CEMOSA se posiciona en proyectos de I+D+i como OMICRON ‘Towards a more automated and optimised maintenance, renewal and upgrade of roads by means of robotised technologies and intelligent decision support tools’  y AICREDITS ‘Artificial Intelligence for Extended Energy Audits’  que se fundamentan en el uso de la tecnología para ofrecer nuevos servicios incrementando la experiencia del usuario y del cliente, consolidando así la apuesta por el futuro y a largo plazo.

A nivel productivo, CEMOSA ha mostrado la determinación en su compromiso por la digitalización integrando la metodología BIM no sólo en su ingeniería, sino que desarrolla y emplea sus propias herramientas BIM en el laboratorio para el control de materiales y la caracterización geotécnica.

No cabe duda, por tanto, de que CEMOSA apuesta por liderar este cambio y ser un referente en el sector de la construcción, ya que cuenta con la tecnología, los recursos y las capacidades para afrontar la transformación digital y convertirla en una ventaja competitiva fundamental en los próximos años.

Flexibilidad en redes eléctricas. Una nueva forma de mejorar la gestión energética.

El suministro ininterrumpido de energía eléctrica siempre ha supuesto un reto para los gobiernos, empresas y el público en general. Los numerosos apagones producidos, han obligado a centrar la atención en la importancia de la seguridad y fiabilidad del suministro de energía eléctrica. Por otro lado, el creciente grado de electrificación de las sociedades modernas, una fuerte penetración de generación de energía renovable, el desarrollo de nuevas formas de movilidad eléctrica y el incremento de la digitalización, hacen de la modernización de las redes de distribución una prioridad estratégica.

En la actualidad, muchas redes sufren problemas por falta de inversiones. Además, el proceso continuo de desregulación tras la incertidumbre funcional y normativa que existe en el sector, junto con el efecto desestabilizador sobre el conjunto de la red debido al rápido crecimiento de la generación de las fuentes de energía renovable (en especial la energía eólica), ha empeorado el problema. Por todo ello, CEMOSA centra sus esfuerzos en desarrollar mecanismos de flexibilidad que hagan más eficientes las redes de transmisión de energía y reduzcan las inversiones necesarias en infraestructuras de suministro eléctrico.

El 40% del consumo energético y el 32% de las emisiones de CO2 en Europa, es debido a los edificios, es decir, a la actividad cotidiana de los consumidores finales.

Este nuevo escenario que se plantea trata de descarbonizar la generación de energía mediante la incorporación de unidades de generación renovable en las redes de distribución, y la electrificación de los usos finales de energía (como los vehículos eléctricos y bombas de calor). En este sentido, la regulación europea en su paquete de Energía Limpia reconoce la protestad de las empresas de distribución (DSO) para flexibilizar la distribución.

Existen una serie de características técnicas que hay que tener en cuenta para ofrecer una solución de flexibilidad:

  1. Características del problema: Control de tensiones, congestiones, operación en isla (microrredes).
  2. Cuantificación de las necesidades de flexibilidad (en MW, MVA), dirección (inyección o absorción de energía), tiempo y frecuencia del problema.
  3. Características de la red (topología): Capacidad, configuración, explotación mallada o radial, etc.
  4. Área de localización en la red: Determinar si es una necesidad generalizada, localizada o de terceros.
  5. Grado de predictibilidad: Identificar si es un problema predecible (estructural) o difícil de predecir.
  6. Horizonte temporal para la contratación de flexibilidad: Realizar una planificación de las operaciones implicadas para determinar el tiempo requerido.
  7. Grado de coordinación entre las redes de transporte y distribución: Nivel de coordinación necesario entre el operador del sistema (TSO) y DSO, o bien entre DSO.
  8. Tiempos de respuesta de las plantas de generación distribuida (sus siglas en inglés: DER): Los DERs conectados a la red de distribución permiten proveer servicios de respuesta rápida (balances) o servicios de respuesta convencionales (restricciones técnicas).
  9. Nivel de monitorización de la red. Con el objetivo de obtener una mayor información de las necesidades de flexibilidad.

Desde un punto de vista económico, es necesario considerar los siguientes aspectos:

  1. Grado de estandarización de ciertos parámetros de los servicios de flexibilidad. Su estandarización permite facilitar la habilitación de proveedores de flexibilidad y disminuir barreras de entrada.
  2. Determinada por la cantidad de ofertas potenciales para proveer el servicio.
  3. Costes de transacciones. Relacionados con los costes de transacciones comerciales en el mercado correspondiente.
  4. Barreras de entrada y salida. Las barreras de entrada vienen dadas principalmente por el marco legal o en decisiones regulatorias de las autoridades, mientras que las barreras de salida incluyen el coste de abandonar un mercado y la capacidad de aprovechar los sistemas o inversiones realizadas en otros mercados.
  5. Acceso y disponibilidad de la información. Es fundamental que la información relevante sea accesible y esté disponible para todos los proveedores con el objetivo de poder tomar decisiones en base a ella.
  6. Fases de la creación de mercados y esquemas de incentivos en función del tipo de necesidad.
  7. Estudiar la eficacia y la eficiencia de los mecanismos de flexibilidad.

Teniendo en cuenta las características técnicas y económicas comentadas anteriormente, se ofrecen distintas soluciones para que una DSO tenga la capacidad de facilitar mecanismos y servicios de flexibilidad. Dichas soluciones son las siguientes:

  • Soluciones basadas en el mercado común coordinado TSO-DSO. Destinado a situaciones que tengan un potencial impacto de servicio de flexibilidad sobre la red.
  • Soluciones basadas en el diseño de mercados locales. Dirigido a situaciones que tengan un menor potencial impacto sobre la red.
  • En situaciones de baja liquidez, existen otras opciones:
  • Emplear productos de flexibilidad a largo plazo como contratos bilaterales o subastas.
  • Implementar un control de precios supervisados por el regulador.

Adicionalmente, existe un conjunto de recomendaciones regulatorias para que las DSO puedan utilizar la flexibilidad: a) implementación en la regulación nacional del artículo 32 de la Directiva Europea 2019/944, que permite a las DSO incorporar y activar servicios de flexibilidad y desarrollar procedimientos de operación para resolver las restricciones técnicas en la red; b) regulación de las relaciones entre los nuevos mecanismos de flexibilidad con los mecanismos existentes (mercados actuales y procedimientos de operación); c) integración de los criterios de acceso y conexión de los diferentes mecanismos de flexibilidad; d) revisión del marco retributivo de las DSO para desarrollar incentivos capaces de adoptar servicios de flexibilidad.

CEMOSA apuesta por liderar este cambio y ser un referente en el sector energético

En este contexto, CEMOSA apuesta por liderar este cambio y ser un referente en el sector energético. Desde la empresa se apuesta firmemente por una red eléctrica completamente flexible y fiable, que garantice un suministro de energía de gran calidad, ya que colabora en el desarrollo de la tecnología necesaria y cuenta con los recursos y las capacidades para afrontar la flexibilidad de las redes eléctricas.