BIM, el Activo Digital que transforma nuestro sector.

En CEMOSA hemos decidido acompañarte y no dejarte solo en tu travesía digital de esta nueva forma de entender la Ingeniería y la Arquitectura.

El concepto de BIM lleva con nosotros mucho tiempo. Ha sido nuestro compañero de viaje desde hace varios años y para alguno de nosotros más de una década y parece que nunca acabamos de implementarlo.

Ingenierías, constructoras y, ahora, administraciones públicas estamos alineados a la hora de pedir y aplicar la tan anhelada metodología BIM pero, ¿estamos alineados en su madurez?… No.

El BIM inconfundiblemente camina de la mano de la digitalización y no ha parado de desarrollarse.

Su incesante progreso y evolución en la sociedad lo convierten, en nuestro sector, en la base sobre la que se implementan las diferentes soluciones que nos transforman. Se trata de ese caldo de cultivo digital del que ya no se escapa ninguna disciplina.

¿Quién se acuerda del BIM a finales de la década del 2000? De unos programas y modelos 3D se ha evolucionado hasta hoy para integrar la maqueta virtual parametrizada, sofisticadas aplicaciones web que nos permiten registrar la actividad de una infraestructura y entrenar algoritmos que posibiliten realizar predicciones en su comportamiento, el gemelo digital.

El BIM se ha convertido en nuestro impulsor digital, transformando su concepto actual hasta convertirse en la aplicación de tecnología durante el ciclo de vida completo de un activo constructivo a través de su planificación, proyecto, obra, mantenimiento, rehabilitación, etc… el BIM se ha hecho maduro convirtiéndose en transformación digital.

En CEMOSA articulamos nuestra transformación digital con el apoyo de tecnologías que nos permiten una gestión integral del ciclo de vida del dato y su información como la realidad virtual y aumentada, ciencia del dato y business intelligence, nubes de puntos y GIS (Sistema de Informacion Geográfica) bajo el paraguas de nuestra apuesta como herramienta integradora SAP.

En CEMOSA aprovechamos el conocimiento y experiencia en la implementación BIM y transformación digital para ayudar a nuestros clientes a no perder el ritmo de la digitalización y asistirles en su mejora continua.


Nuestra experiencia en las diferentes y multidisciplinares Líneas de Negocio nos otorga un amplio campo de aplicación de diferentes herramientas tecnológicas y digitales que proporcionan experiencias positivas y exitosas a compartir con nuestros compañeros en este viaje.

Es por ello, y porque CEMOSA enfoca su estrategia en las necesidades de los clientes, que se ha creado un nuevo departamento de ACTIVO DIGITAL, para dar servicio a las novedosas necesidades cada vez más numerosas entorno a la transformación digital de las empresas teniendo al BIM como punto de partida.

Adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes y ofrecer una solución de calidad, es uno de los principales objetivos de la transformación digital.

En las siguientes entradas de este blog compartiremos cómo CEMOSA ha implementado esta metodología de trabajo y nuevas tecnologías en las diferentes áreas como Energías Renovables, Asistencias Técnicas a la Dirección de Obra, Geotecnia, Edificación, Control de Calidad, etc., y cómo está afrontando sobre estos cimientos su transformación hacia nuevos tipos de servicios de consultoría digital para acompañar a nuestros clientes con la mejor experiencia, consejos y garantías.

Transformación digital. Una oportunidad para reinventarse.

Como en muchas otras industrias, el sector de la construcción está siendo impactado por la digitalización y las nuevas tecnologías. En los últimos años, el desarrollo de la digitalización en los procesos y el análisis avanzado de los datos han supuesto para las compañías la necesidad de tener que adaptarse a un nuevo entorno laboral. Por otro lado, la aparición del COVID-19 ha acelerado este proceso, tanto en la mitigación de las restricciones laborales como en el adelanto de nuevas formas de trabajo.

¿Qué es la transformación digital?

La transformación digital se trata de un proceso que integra la tecnología digital en todas las áreas del negocio y que requiere de cambios fundamentales en el ámbito de la tecnología, la cultura, las operaciones y la entrega de valor. Para aprovechar mejor las tecnologías emergentes, las empresas deben reinventarse y transformar radicalmente todos sus procesos y modelos. También implica mudar la tecnología anterior, que puede ser costosa de mantener, y modificar la cultura empresarial de manera que respalde el avance que trae consigo la transformación digital. Aquellas empresas que estén abiertas a los cambios y que se adapten a un nuevo modelo más ágil tendrán la posibilidad de obtener un mayor éxito empresarial.

Adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes y ofrecer una solución de calidad, es uno de los principales objetivos de la transformación digital.

¿Por qué optar por una transformación digital?

Como consecuencia del gran avance tecnológico que estamos viviendo, las empresas están reemplazando sus interacciones tradicionales por experiencias digitales. A menudo, la transformación se produce, no porque las empresas elijan transformarse, si no porque si no logran adaptarse a las nuevas necesidades demandadas por los clientes y, ofrecer una solución de calidad, las organizaciones van destinadas al fracaso.

Por otro lado, aquellas que estén abiertas a los cambios del entorno y se adapten a un modelo más ágil, tendrán la posibilidad de tener un mayor éxito. Esto se debe a que la transformación digital consiste básicamente en tener en cuenta todos los aspectos de una empresa, y descubrir cómo modernizarlos para que evolucionen al ritmo de la tecnología.

La digitalización trae consigo las siguientes ventajas:

  • Mejorar procesos: la implantación de nueva tecnología permite automatizar los procesos más sencillos y eliminar a los intermediarios en los procesos más complejos. Esto permite incrementar la agilidad de la organización y utilizar su capital humano de una manera más eficiente.
  • Descubrir nuevos servicios: a través de las tecnologías emergentes, pueden aparecen nuevas vías de negocio. Es importante identificar dichas oportunidades y tomar acción.
  • Crear experiencias más personalizadas y atractivas para los clientes: los clientes actuales son muy exigentes y esperan que las empresas los escuchen y satisfagan sus necesidades específicas. La tecnología ha evolucionado para adecuarse a este objetivo específico.

Para aprovechar los datos digitales, es necesario adoptar tecnologías a medida que se disponga de ellas, probarlas y utilizar los resultados obtenidos para adaptarse mejor y mirar hacia el futuro. Aunque la incorporación de tecnología pueda resultar muy costosa, la recompensa puede ser mucho mayor.

Es un hecho innegable que tanto las empresas, trabajadores y consumidores han cambiado sus maneras de comportamiento. El cliente busca estar más conectado, interactuar más y confiar en la marca que le proporcione fidelidad. Por ello, trabajadores y empresa cambian tecnológica y culturalmente para adaptarse a las nuevas demandas del cliente.

La transformación digital tiene que ver con el valor de los servicios, la mejora del modelo de negocio, la innovación, la diferenciación y las fortalezas.

Cómo desarrollar un plan de transformación digital

Para desarrollar un plan de transformación digital, existen unos pasos que hay que llevar a cabo, para que la empresa se transforme completamente y alcances todos los objetivos.

En la etapa de análisis se realiza una radiografía de la empresa. Permite conocer el estado actual del que nacerá un plan de acción hacia el objetivo planteado por la transformación digital.

En la etapa de acción se plantean los objetivos que darán lugar a acciones especificas que se implementarán y supervisarán. No dudes en buscar ayuda de profesionales para garantizar el éxito de tu inversión.

La industria, por tanto, se adentra en la cuarta revolución industrial, por lo que tecnologías 4.0 como el análisis de los datos (BI), la inteligencia artificial (IA), el internet de las cosas (IoT) y los gemelos digitales (DigitalTwin), son el núcleo principal en nuestro plan de transformación digital de CEMOSA.

Transformación digital de CEMOSA

A nivel estratégico, CEMOSA se posiciona en proyectos de I+D+i como OMICRON ‘Towards a more automated and optimised maintenance, renewal and upgrade of roads by means of robotised technologies and intelligent decision support tools’  y AICREDITS ‘Artificial Intelligence for Extended Energy Audits’  que se fundamentan en el uso de la tecnología para ofrecer nuevos servicios incrementando la experiencia del usuario y del cliente, consolidando así la apuesta por el futuro y a largo plazo.

A nivel productivo, CEMOSA ha mostrado la determinación en su compromiso por la digitalización integrando la metodología BIM no sólo en su ingeniería, sino que desarrolla y emplea sus propias herramientas BIM en el laboratorio para el control de materiales y la caracterización geotécnica.

No cabe duda, por tanto, de que CEMOSA apuesta por liderar este cambio y ser un referente en el sector de la construcción, ya que cuenta con la tecnología, los recursos y las capacidades para afrontar la transformación digital y convertirla en una ventaja competitiva fundamental en los próximos años.

Bienvenidos a la industria 4.0: La realidad es simple, las empresas deben prepararse

Hoy, la industria 4.0 (también denominada Cuarta Revolución Industrial) está transformando las economías, los empleos e incluso la sociedad. Tras el avance de las nuevas tecnologías, la industria 4.0 se manifiesta a una velocidad vertiginosa en nuestro día a día, modificando el funcionamiento de las empresas y, por tanto, sus estrategias para alcanzar la diferenciación de sus competidores en un mercado cada vez más competitivo.

¿Qué es la industria 4.0?

La industria 4.0 es una nueva revolución que combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que se integrarán en las organizaciones, las personas y los activos. Tiene como pilar fundamental la inteligencia artificial, estrechamente vinculada con el almacenamiento de grandes cantidades de datos (Big Data), la utilización de complejos algoritmos para su posterior procesamiento y la interconexión masiva de dispositivos y sistemas digitales.

Todo ello hace que exista una transformación en la manera en la que se hace negocio. Antes, los líderes empresariales estaban acostumbrados a los tradicionales datos y comunicaciones lineales, pero el cambio a tiempo real de acceso a los datos y la inteligencia artificial habilitada por la industria 4.0, ha permitido aumentar la productividad de las empresas.

La integración de la información digital desde distintas fuentes y localizaciones permite llevar a cabo negocios en un ciclo continuo. Este flujo tiene lugar a través de una serie de pasos iterativos conocidos como PDP (conocido por sus siglas en inglés physical-to-digital-to-physical):

  • De físico a digital: Se obtiene información del entorno físico y se establece un registro digital.
  • De digital a digital: Se comparte información y se obtiene información útil y valiosa a través de avanzados análisis de inteligencia artificial.
  • De digital a físico: Se utilizan algoritmos para transformar decisiones del mundo digital a datos útiles, para provocar acciones y cambios en el mundo físico.

Tecnologías clave de la industria 4.0

Las tecnologías sobre las que se fundamenta la industria 4.0 son:

Estas tecnologías se combinan entre sí creando empresas digitales que estén interconectadas y sean capaces de tomar decisiones más eficientes.

Las organizaciones deben analizar la decisión sobre cómo y dónde invertir en estas tecnologías y establecer cuáles de ellas satisface mejor las necesidades. Para ello, las empresas deben adaptarse continuamente a los cambios que existen sobre ellas y aprovechar las oportunidades que les brinda la industria 4.0 para ganar terreno en el mercado.

¿Por qué es importante la industria 4.0?

Es importante conocer el potencial de esta cuarta revolución industrial porque no solo se centra en los procesos de producción, si no que su alcance es mucho más amplio, afectando a todas las industrias y sectores. La industria 4.0 puede mejorar las operaciones de negocio y el crecimiento de los ingresos, mediante la transformación de los productos, la cadena de suministro y las expectativas de los clientes. Es probable que dicha revolución cambie la forma sobre cómo hacemos las cosas, pero también podría afectar cómo los clientes interactúan con ellas y las experiencias que esperan tener mientras interactúan con las empresas. Más allá de eso, podría generar cambios en la fuerza laboral, lo que requeriría nuevas capacidades y roles. Las tecnologías también pueden conducir a la creación de productos y servicios completamente nuevos, así como a permitir mejoras en los productos de diversas maneras.

¿Cuáles son los impactos de la industria 4.0?

Los impactos ocasionados por la industria 4.0 se pueden percibir en distintos niveles: ya sea en grandes ecosistemas, a nivel organizacional y a nivel individual (clientes y empleados).

  • Ecosistemas. Este impacto representa el nivel más amplio de todos y va más allá de las propias operaciones empresariales y de cómo se producen los bienes y servicios. La industria 4.0 también afecta a los proveedores, los clientes, las consideraciones regulatorias, los inversores y otros expertos e influyentes externos que afectan a la organización (ecosistema). El potencial que conlleva la implementación de las tecnologías 4.0 permite las interacciones entre cada punto de la red, conectando así todas las partes interesadas.
  • Organizaciones. La capacidad de adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes trae consigo realizar numerosos cambios organizativos. Esto permite a las organizaciones que sean más receptivas, proactivas y predictivas, así como reducir su riesgo en materia de productividad.
  • Individuos. El concepto de industria 4.0 puede significar cosas diferentes dependiendo del punto de vista de donde se vea. Por un lado, para los empleados puede significar un cambio en el trabajo que van a desarrollar, mientras que para los clientes significaría una mayor personalización en los productos y servicios que satisfagan mejor sus necesidades.

La industria 4.0 no es una moda, si no que ha llegado para quedarse.

La industria 4.0 no es una moda, si no que ha llegado para quedarse. Es una tendencia clara y tenemos que estar preparados. CEMOSA considera que la evolución hacia el paradigma 4.0 resulta crucial hoy en día para alcanzar los retos a los que se enfrenta el sector, por lo que seguirá impulsando la digitalización y las tendencias tecnológicas como palanca de cambio. Del mismo modo, que una compañía que no logre adaptarse a las nuevas necesidades que demanda el cliente, será una compañía dispuesta al fracaso.