CEMOSA adapta sus procesos para el Control de Materiales a la metodología BIM, desarrollando su propio software BIM integrado en su plataforma de gestión empresarial SAP-ERP, convirtiéndose de esta forma en una de las primeras empresas en adoptar esta metodología en este ámbito.

El software abarca todas las actividades para la realización del Control de Materiales, desde las actividades de planificación (lotes, muestras, ensayos…), la realización de tomas de muestras y ensayos insitu a través de dispositivos móviles conectados en tiempo real al sistema SAP, las entradas de resultados y generación de actas, así como la generación automática del modelo BIM con todos los resultados del control.

El software está integrado con el programa ERP-SAP de CEMOSA, por lo que todos los procesos para el Control de Materiales están integrados con el resto de procesos de la empresa: ventas, compras, controling… y, en especial, los relativos a los procesos colaborativos que son comunes con el resto de actividades que se desarrollan bajo la metodología BIM (proyectos, asistencias técnicas…), como el Entorno de Datos Común (CDE), la gestión de comunicaciones e incidencias…

Esta integración presenta innumerables ventajas, entre las que podríamos citar:

  • Una mayor eficiencia y productividad al reducir las duplicidades que se producen cuando los procesos no están interconectados y la salida de un proceso debe de ser introducida como entrada de otro.
  • Una mayor calidad debido a la reducción de errores con la disminución de las duplicidades descritas anteriormente, y al mayor valor del producto entregado: actas de resultados frente a modelos BIM.
  • Una mayor integridad y coherencia de la información: la información que se recoge en obra de las muestras y ensayos in-situ, y la obtenida en los resultados de los ensayos de laboratorio, es la información que se introduce en el modelo BIM. No hay trascripciones de datos en la generación de los modelos BIM.

Este trabajo ha sido desarrollado en el marco del proyecto de I+D ICONYC que finalizó en abril de 2020 y que ha sido subvencionado parcialmente con Fondos FEDER, a través del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

El resultado ha sido producto de la colaboración entre los departamentos de I+D, Desarrollo y Control de Calidad de la empresa.

La herramienta está ya disponible en producción y está siendo usada en proyectos activos de control de calidad.