En su compromiso de mejora continua por el cuidado y respeto por el medio ambiente, CEMOSA ha acometido la verificación voluntaria del inventario de GEI (Gases de Efecto Invernadero) de acuerdo con el Protocolo GEI, la norma UNE-ISO 14064:2019 y las recomendaciones UIT-T L.1420; este último debido a la digitalización intensiva de sus servicios y procesos internos que requiere el análisis de su huella de carbono TIC.

Este año es la primera vez que se realiza dicho informe de emisiones GEI, pero a partir de ahora se elaborará anualmente y se difundirán a las partes interesadas y a las autoridades competentes.

El cálculo de la huella de carbono determina cuáles son las emisiones directas (emisiones de gases) e indirectas (electricidad) de GEI a través de la definición de tres alcances. El Alcance 1 hace referencia a emisiones directas como las que provienen del uso de equipos de climatización, la combustión de vehículos, etc. El Alcance 2 analiza las emisiones indirectas asociadas a la generación de electricidad adquirida y consumida por la organización. Y el Alcance 3 considera otras emisiones indirectas, es decir, aquellas derivadas de gasto de material, desplazamientos, proveedores, etc., necesarias para las operaciones de la empresa.

Este informe sobre la huella de carbono de CEMOSA cuantifica de forma más precisa y granular el origen de las emisiones GEI, siendo de gran utilidad para detectar aquellas áreas que son susceptibles de mejora y proponiendo estrategias de reducción de estas emisiones GEI.