Descripción del proyecto

El objetivo de e-balance es diseñar y desarrollar una plataforma de gestión energética en el ámbito de distritos y vecindades que permita gestionar las fuentes de consumo y producción locales para mejorar la eficiencia energética de la red de distribución eléctrica y facilitar la creación de nuevos modelos de negocio, con el usuario final como principal actor de mercado (prosumidor).

Con las tecnologías de la información más avanzadas, se desarrolla una plataforma de comunicación y gestión energética, la cual se implementa en dos demostradores reales en el sur y norte de Europa (Portugal y Holanda) y uno virtual (Alemania). El primero de ellos está centrado en mecanismos de resiliencia para la red de media tensión, mientras que el demostrador holandés está centrado en el consumidor final y en la gestión de una micro-red que puede funcionar de forma autónoma. El demostrador virtual es empleado para evaluar los mecanismos más críticos.

Este proyecto plantea una orientación directa hacia el cliente final en la cual, a través de nuevos modelos de negocio y un exhaustivo estudio de los aspectos sociales de los consumidores, se pretende que estos participen activamente en el mercado energético y que dicha interacción sea beneficiosa económicamente, poco significativa en su actividad cotidiana y que garantice sus requisitos de seguridad y privacidad. Asimismo, el resto de actores involucrados en la gestión de las redes de distribución, intermediarios y proveedores de energía tienen a su disposición la información necesaria y las herramientas para predecir y modificar la curva de demanda de energía en tiempo real, lo que potencialmente garantiza una mejor estabilidad de suministro y un reparto más razonable de los consumos.

Por tanto, como consecuencia de los desarrollos mencionados, los beneficios económicos y ambientales que persigue el proyecto e-balance son los siguientes:

  • Reducción de las emisiones de CO2 procedentes de fuentes de generación convencionales, mejora de la estabilidad y aumento de la garantía del suministro eléctrico a través de la gestión efectiva y en tiempo real de la respuesta de la demanda (plantas de energía virtuales).
  • Reducción de las emisiones de CO2 a través de la mejora de la eficiencia del consumo de energía y la integración de fuentes de generación distribuidas basadas en energías renovables y cogeneración.
  • Optimización de los costes globales de la energía y mejora de la competitividad a través de nuevos modelos de negocio compatibles y efectivos en el ámbito de redes eléctricas inteligentes (smart-grids) que permitan al consumidor o cliente final interaccionar con mercado de la energía.

El consorcio e-balance está coordinado por el centro de investigación alemán IHP GmbH (Innovation for High Performance Microelectronics) y participan entidades relevantes del sector eléctrico como EFACEC (Portugal), empresas de distribución eléctrica como EDP (Portugal) y Alliander (Holanda) y centros de investigación como la Universidad de Málaga (España), la Universidad de Twente (Holanda), la Universidad de Lódz (Polonia), el Instituto Nacional de Procesamiento de la Información IPI (Polonia) y el centro tecnológico asociado a la Universidad de Lisboa INOV (Portugal).

Papel de CEMOSA

CEMOSA participa en las siguientes actividades:

  • Definición de los casos de uso y análisis de aspectos socio económicos.
  • Análisis de restricciones legales en el ámbito de las redes eléctricas inteligentes (tarea liderada por CEMOSA).
  • Definición de los requisitos de los usuarios del sistema (tarea liderada por CEMOSA).
  • Algoritmos y mecanismos de balance energético (tarea liderada por CEMOSA).
  • Integración de todos los componentes de la plataforma y validación y evaluación de los resultados.
  • Difusión y explotación de resultados (tarea liderada por CEMOSA).

Edición de la Guía de usuario de la plataforma e-balance (tarea liderada por CEMOSA).